EL TERRAO - Dos urbanitas en el campo

Damos la bienvenida a todas aquellas personas que disfrutan simplemente con el canto de un pájaro, la vista de un atardecer, el crecimiento de una planta, los paseos por el campo, el diseño de un jardín... en definitiva los amantes de la vida natural ...

DOS URBANITAS...

SIGUEN "EL TERRAO"...

TRADUCTOR

martes, 28 de abril de 2015

MIGAS EXTREMEÑAS


Migas para comer.

        Normalmente, las migas se consumen como desayuno o a media mañana, pero, hacedme caso, como plato principal en la comida, aprovechando lo que hay en el armario y la nevera, no tiene precio. Así que, seguimos con la cocina de aprovechamiento, no por ello menos rica.

        Necesitamos, en cuanto a utensilios, un bol grande, un paño limpio, una perola amplia, si es de las de hierro mucho mejor. Una espumadera fuerte, que pese, y, lo de siempre, cuchillo, etc.

        Ingredientes:

        - Un buen pan "asentao", con buena miga.
        - Un poco de agua.
        - Sal.
        - Un buen aceite de oliva, no mucho.
        - Pelín de manteca de cerdo.
        - Varios dientes de ajo castaño, de Aceuchal a ser posible.
        - Pimiento rojo.
        - Panceta ibérica de buena veta.
        - Algo de tocino ibérico.
        - Chorizo "colorao" ibérico.

        Opcional, sardinas asadas y aceitunas "machaítas".

        Manos a la cosa.

        Comenzamos la noche antes cortando el pan en lascas finas que vamos humedeciendo con agua con sal capa tras capa.






        Cuando tengamos la cantidad adecuada al número de comensales (siempre hay que preparar algo más pues al olor acuden los depredadores), tapamos con un paño limpio y dejamos reposar toda la noche.












        Al día siguiente, día de autos o día D, con la suficiente antelación al acontecimiento, ponemos a calentar un buen fondón de aceite y, cuando esté caliente, pero no demasiado, echamos los ajos, cantidad al gusto pero sin escatimar, los doramos más que freirlos, y los sacamos y reservamos.









        A continuación, freímos los pimientos, no demasiado, cortados en trozos medianos, de bocado. Sacamos y reservamos.





         Acto seguido, pasamos ligeramente por el aceite nuestra panceta ibérica. Pasamos también un pelín el tocino ibérico, "ná", sólo que coja color. Sacamos y reservamos.









        Finalmente freímos, muy poco, el chorizo ibérico. Lo sacamos y lo ...








        Ahora añadimos una cucharada de manteca de cerdo al aceite, éste es el truco para que las migas estén suaves y ricas, y echamos el pan en la perola.






        Ahora es cuando viene lo bueno, hay que tirar de brazo, espumadera en mano hay que ir machando y picando el pan, migándolo todo por igual, dándole vueltas y vueltas y picando hasta que esté dorado.









        En ese punto, agregamos los ingredientes que habíamos reservado. Y removemos, y removemos, para que se mezclen los sabores y las migas "se suelten".









        Servimos añadiendo las sardinas que habremos asado en el último momento y acompañamos de unas aceitunas "machás" (que esta vez no teníamos) y un buen vino de la tierra.



         Y aquí paz y después gloria, ... y siesta.

6 comentarios:

  1. Las migas son un plato exquisito. Se me hace la boca agua. Besicos.

    ResponderEliminar
  2. Por supuesto, estás invitada, Angelines.

    ResponderEliminar
  3. Que buena pinta!!!!! las haré con vuestra recera

    ResponderEliminar
  4. Hasta aquí ha llegado el olorcito... ¡qué ricas! Saludos desde Maribelandia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que salieron "mu", "mu" ricas. Saludos, Maribel.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...