EL TERRAO - Dos urbanitas en el campo

Damos la bienvenida a todas aquellas personas que disfrutan simplemente con el canto de un pájaro, la vista de un atardecer, el crecimiento de una planta, los paseos por el campo, el diseño de un jardín... en definitiva los amantes de la vida natural ...

DOS URBANITAS...

SIGUEN "EL TERRAO"...

TRADUCTOR

martes, 26 de mayo de 2015

CÁRABO COMÚN - CONTACTOS NOCTURNOS.




Los pájaros de El Terrao VIII. 



Strix aluco


        Me gusta salir de noche a pasear un rato por el campo.. No me importa que haga frío o buen tiempo. Lógicamente, si la temperatura es buena, el paseo es más largo.



Olios argelasius


        Siempre ves algo, siempre descubro algo nuevo. Últimamente me he aficionado a los pequeños bichos nocturnos, ya sabéis, insectos, arañas y demás. Disfruto fotografiando lo diminuto, aunque también se ven otros animales de la noche, erizos, sapos, mariposas, ...

Erinaceus europaeus


Thomisus onustus
 
        Y escuchar la noche, me encanta gozar con los sonidos de la noche. Hay pájaros que cantan de noche, o que anuncian el final del día o el amanecer.

        Cuando canta el mirlo (Turdus merula) y maúlla el mochuelo (Athene noctua) el sol ya está desapareciendo por la raya de Portugal. También los alcaravanes (Burhinus oedicnemus) y el chotacabras pardo (Caprimulgus ruficollis) con su "paca-paca".

        Ya de noche cerrada, entre el chirriar de los grillos, la lechuza  (Tyto alba) pone el toque tétrico y tenebroso y se oye, lejano, algún autillo (Otus scops). El ruiseñor (Luscinia megarhynchos), que no duerme, no para de gorjear.

 



        Mientras, yo a lo mío, cámara en mano, como una prolongación del ojo, fotografío todo lo que encuentro interesanto o bello. Arañas, caracoles, plantas, ...

        Estando en eso, entre los cientos de sonidos de la noche de El Terrao, distingo uno que no conozco, cerca,muy cerca, una llamada trémula, aguda, como de un pollo de algún tipo de ave, seguido de otro sonido más fuerte que, aunque no sabía de qué animal provenía, me resultaba familiar por haberlo oído otras noches. Era como un ladrido corto, "guá-guá, dos veces, y después, "guá-guá-guá", tres veces.

        Giro la cabeza y, con ella, la linterna frontal, y ... la gran sorpresa, a escasos cuatro metros de mí, en las ramas de uno de los grandes pinos piñoneros del jardín, sobre mi cabeza, tres hermosos ejemplares de cárabo común (Strix aluco), dos pollos (los que piaban) y un adulto (el que ladraba). Mirándome fijamente, con esos ojos de carbón mineral, brillantes, sin parpadear, como yo, los pollos movían la cabeza arriba y abajo más curiosos que nerviosos. El adulto, manteniéndome la mirada, seguía llamando a sus hijos.

Strix aluco


        Sin pensarlo dos veces empiezo a disparar la cámara, sin ni siquiera intentar cambiar el objetivo, un 85 mm macro. Muchas salieron mal, otras aceptables, y alguna bien. después de retocarlas un poco y aplicarles algo de recorte, puedo presentaros al cárabo, a la familia de cárabos, de El Terrao.

Strix aluco


Strix aluco


        Después de un rato, poco, aunque no se iban, seguramente porque los pollos, inconscientes por su juventud, no se movían de su rama, decido dejarlos en paz para que puedan cazar algún roedor y tomar su ración diaria de alimento.

        Cuando regreso a casa, un sonrisa de tonto no se me borraba de la cara, yo creo que no se me quitó en toda la noche. Estaba entusiasmado, ¡ qué gozada !

         Fue entonces cuando recordé que el día antes recogí varias egagrópilas, posiblemente de rapaz nocturna, al lado de unos excrrementos blancos, líquidos, típicos de las rapaces.


Strix aluco



        Posiblemente eran de ellos, porque había muchas, al lado del porche de casa, al pie de un gran pino y un naranjo. No sé dónde tienen el nido, ni quiero saberlo, que vivan su vida en paz para que podamos disfrutar de ellos y con ellos. Se me cae la baba con el peluchete volandón.

Strix aluco


        Son experiencias que no se olvidan en la vida. Espero que a ellos, tampoco. Aquí tienen su casa y confío en disfrutar de su compañía durante mucho tiempo. Fijáos como mira con curiosidad este pequeñín.


Strix aluco


        El adulto, vigilante, mira hacia un lado.


Strix aluco


        Observa el otro lado.


Strix aluco


        ¡ Y ME MIRA !


Strix aluco

7 comentarios:

  1. Maravillosas fotos. Qué feliz habrás sido haciéndolas !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡ Feliz es poco ! Gracias por pasear por El Terrao, Trimbolera.

      Eliminar
  2. Ufff las arañas no me gustan nada, son unos bichitos que prefiero dejar en otro lado, lejos de mi, jeje. En cuanto al Carabo... Chapó !!! es super-fotogenico, parece que este posando para tí, solo le ha faltado guiñarte un ojo... un saludo, mis queridos urbanitas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las arañas, una vez que las descubes, son unos seres alucinantes, depredadores natos, NO PICADORES NATOS, no te atacan, viven su vida, comen y comen lo que a tí no te gusta, y lo hacen en silencio, recatadamente, te solucionan mucho de tu vida. Jjajajaja, la aracnofobia es libre, pero tiene tratamiento: ¡¡¡ Vente a El Terrao !!!

      Eliminar
    2. Durante muchos años fui incapaz de matarlas. Entiendo que nos benefician, jeje, pero si no se meten en mi habitación...

      Eliminar
  3. Siempre hay algo nuevo y sorprendente que descubrir!! y te felicito por este carabo tan simpático. Has hecho unas fotos preciosas!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Cuánto entusiasmo contagioso observo en tu relato. Me encantó seguirte en ese anochecer.
    Saludos hoy desde
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com.ar/2015/05/el-cerebro-se-alimenta-con-nutrientes.html

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...